cambiar grifos lavabo

Con el paso del tiempo, los grifos del lavabo o el bidé se terminan deteriorando y es necesario cambiarlos. Es una tarea bastante sencilla, pero quien no quiera perder tiempo en estos menesteres o desee asegurarse un resultado profesional puede solicitar la ayuda de un fontanero profesional en Zaragoza, que puede realizarle el trabajo de una forma rápida y con la mayor calidad.

Herramientas necesarias

Para cambiar el grifo del lavabo o del bidé necesitaremos una llave fija, otra inglesa y una de tubo, además de una linterna, un cortatubos, un arco de sierra para metales, un destornillador, un espejo y una mordaza. En cuanto a materiales, se utilizará teflón, una llave de paso o llave de escuadra, un trapo y un latiguillo flexible.

Empieza colocando las llaves de corte

El primer paso es la instalación de las llaves de corte. La normativa establece que, además de la llave de corte general de suministro de agua, también haya llaves de corte independientes de agua fría y caliente en los cuartos de baño, aseos y cocinas, lo que permite, en caso de avería, independizar una parte de la casa y dejar abierto el suministro de agua a las otras.

Además, cada punto de agua tiene su llave de corte independiente. En los grifos y tomas de agua que van a la pared las llaves de corte se llaman llaves de escuadra. Cuando vemos que un grifo o una cisterna pierden agua, lo que hay que hacer es cerrar la llave de escuadra mientras se repara la avería, de manera que el resto de los sanitarios no se quedan inutilizados.

En cambio, en las viviendas más antiguas sólo existe una llave de corte general. El agua accede a los grifos a través de un latiguillo flexible o un conducto de cobre rígido cromado. Si vives en una casa de estas características, de paso que cambias los grifos puedes aprovechar para colocar una llave de corte en cada toma.

Para hacerlo, el primer paso es cerrar la llave de paso de la entrada general. Después, hay que vaciar la instalación por el grifo más bajo, que suele ser el de la bañera o el bidé, comprobando que la llave cierre adecuadamente.

Después, desmonta los latiguillos que conectan los grifos con las tomas de agua utilizando una llave. Si son rígidos puedes cortarlos con un arco de sierra para metales o un cortatubos.

Las roscas de tubería a ras de la pared son los codos que llevan las instalaciones de tubería de cobre, que están soldados a la tubería empotrada en la pared y, por el otro lado, tienen una rosca hembra.

cambiar grifos bide

Comprueba el estado de la rosca

El siguiente paso es revisar esta rosca y comprobar que está en perfecto estado, a la vez que retiramos cualquier resto de suciedad que pueda haber. Entonces aplicamos teflón en la rosca de la llave de escuadra que vamos a instalar y vamos enroscando la llave de escuadra con una llave, sin forzar el roscado porque corremos el riesgo de partir el codo. Aun sin poner la llave en vertical, con una cantidad suficiente de teflón y sin llegar al final de la rosca evitaremos las pérdidas de agua.

Para montar el resto de las llaves de escuadra seguimos los mismos pasos, y una vez tenemos todas las llaves instaladas y colocadas en su posición las cerraremos, para a continuación abrir la llave de paso general. Ya sólo queda comprobar que haya fugas y una vez comprobados ya podemos mantener la llave de paso general abierta y continuar trabajando.

Estos artículos tampién pueden interesarte:

Quita el grifo viejo

A continuación pasaremos a desmontar el grifo antiguo, tanto si es el del lavabo como si es el del bidé. Para ello, siempre que haya espacio disponible, la mejor posición es tumbarse boca arriba para trabajar más cómodo. Lo primero que hay que hacer es localizar la tuerca de presión del grifo y, con la ayuda de una llave de tubo o de una mordaza, y una llave fija, vamos desenroscándola en sentido contrario a las agujas del reloj. Cuando la tuerca está floja continuaremos con la mano, que es más práctico.

Sacamos la tuerca, quitamos el acople de sujeción que tiene forma de herradura, la arandela metálica y la junta de caucho. Sacamos el grifo tirando de él, pero si lleva latiguillos flexibles tendremos que tirar primero de uno y luego de otro.

Para montar el grifo nuevo el primer paso es comprobar que no falta ninguna de las piezas del grifo que vamos a instalar, y que suelen ser juntas, acople de sujeción, arandela, tornillo, latiguillos y tuerca. En ocasiones, los latiguillos vienen ya montados en el cuerpo del grifo, pero si no es así debemos intercalar la junta correspondiente a cada latiguillo y enroscarlos con una llave fija al cuerpo del grifo sin hacer mucha presión para no estropear la junta.

Con un destornillador fijaremos el tornillo de sujeción al cuerpo del grifo. Después, metemos los latiguillos por la junta de asiento y los pasamos de uno en uno por el orificio del lavabo. Con una mano sujetaremos el grifo por la parte superior del lavabo, mientras que por la parte inferior vamos introduciendo la arandela metálica, la junta de caucho y el acople de sujeción.

Enroscamos la tuerca de presión a mano, hasta que veamos que hace tope. Entonces verificamos que el grifo está bien colocado en el lavabo o bidé y sólo entonces apretaremos con la llave fija o con la mordaza.

cambiar grifos en lavabo

Por último, vuelve a colocar los latiguillos

Sólo queda conectar los latiguillos a las llaves de escuadra, lo que podemos hacerlo con la mano, y después apretarlos con la llave, sin ejercer mucha presión. Los grifos se suministran con latiguillos macho-hembra. El macho se enrosca al cuerpo del grifo y la hembra a la llave de escuadra. Si observa que los latiguillos facilitados en el kit del grifo son más cortos de lo que necesita, puede utilizar unos más largos. Lo más importante es que no queden justos ni tirantes.

Para ver si hay goteo debemos abrir despacio la llave de escuadra. Si vemos que pierde agua apretaremos un poco la tuerca del latiguillo. Finalmente, abrimos la llave de escuadra y comprobamos que el grifo funciona correctamente.

Por otro lado, a la hora de escoger un grifo hay que tener en cuenta tanto la funcionalidad del mismo como el estilo que deseamos, ya que existen multitud de modelos. En general, se recomienda que la estética de los grifos del lavabo sea acorde al estilo del baño o del mueble en el que está situado. Hay modelos de color, mates o cromados, con un acabado brillante y anticorrosión. Si son modelos de calidad, el brillo no se perderá.

Otro aspecto a tener a tener en cuenta es la altura del caño. Los grifos de caño bajo son idóneos para muebles con lavabo integrado. Los de caño alto son perfectos para un mueble con un lavabo de sobreponer. En cambio, los grifos encastrados sólo se pueden poner si las tomas de agua se encuentran en la pared. De esta manera, la encimera queda libre.

En cuanto a la funcionalidad de los grifos, si se compran con cartucho cerámico se evitará el goteo y aumentará la durabilidad. También existen grifos específicos para ahorrar agua, que incorporan un aireador en la boca del grifo. De esta manera se mezcla el agua con aire y se reduce aproximadamente la mitad del consumo de agua, aunque la sensación de cantidad de la misma no disminuye.

También los grifos con maneta de doble posición, que se suelen utilizar cuando hay niños en la casa, contribuyen a ahorrar agua, pues tienen un tope de apertura a la mitad del recorrido que permite que sólo salga la mitad del caudal de agua. En cualquier caso, también podemos hacer presión sobre el tope y dejar pasar el caudal completo del agua.

Otra opción para ahorrar agua es colocar un limitador de caudal en el latiguillo, que reducirá el paso de la totalidad del agua que pasa por la tubería, lo que implicará un ahorro de hasta un 30% de la misma.

Para ahorrar energía, en cambio, tenemos el grifo monomando de apertura central fría, que nos ayudará a consumir menos agua caliente. Si abrimos el grifo en su posición central, la caldera no se enciende, lo que supone un ahorro.

En cuanto a los equipamientos, hay grifos muy modernos que incorporan una estética diferente gracias a la tecnología led, que hace que el agua desprenda luces de diferentes colores en función de si el agua está más o menos caliente.

Sin embargo, los grifos de bidé son bastante parecidos a los del lavabo, aunque tienen menos prestaciones. Estos modelos se suelen instalar sobrepuestos y también pueden disponer de una pieza móvil que permite dirigir el caudal de agua en la dirección que queramos.

Si usted ve demasiado engorroso el trabajo de instalación de las llaves de corte, el desmontaje del grifo antiguo y la instalación del nuevo puede pedir la ayuda de un profesional. En serviciosurgenteszaragoza.com contamos con los mejores fontaneros del mercado. Nuestros profesionales, perfectamente cualificados, tienen una gran experiencia a sus espaldas y reciben formación periódica para estar al día de las últimas técnicas del sector y los más novedosos sistemas y materiales. Además, trabajan con los últimos modelos de herramientas del mercado, para ofrecer un servicio de gran calidad.

Puntúa esta artículo
[Total: 2 Media: 5]

Uso de cookies. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!